miércoles, 9 de noviembre de 2011

La maestra cocinillas VI: masa quebrada express y sin ensuciarse

Pâte Brisée

La masa quebrada (o pasta brisa) es una pasta de textura suave y crujiente, aunque bastante más consistente que por ejemplo el hojaldre. Se utiliza básicamente como base para tartas dulces y saladas.

No es tan difícil de hacer, pero hasta hace poco era de las que compran la masa ya hecha porque me daba mucha pereza hacerla en casa, máxime ahora que trabajo a tiempo completo y no tengo mucho tiempo libre... Sin embargo hace unos días descubrí en el blog de Sucrissime (de lectura recomendada) la receta de la masa "boum-boum", que no es más que una masa quebrada hecha en un tiempo récord, y me picó la curiosidad. Además, siempre mejor hacértelo tú misma en casa que comprarlo ya hecho, ¿no?

Ayer, haciendo la quiche, decidí probarla y aluciné: funciona y sale genial. Lo mejor de todo es que lo único que ensuciarás será un tupper y un tenedor, ni siquiera tendrás que meter los dedos en la masa (algo que a mí me da una mezcla de grima y pereza), es la caña. Ahí va la receta básica para una tarta mediana-grande:

Ingredientes
  • 250 gr de harina
  • 100 ml de agua
  • 100 de aceite o mantequilla/margarina derretida. Si vas a hacerla dulce no uses aceite de oliva, el sabor es muy fuerte.
  • Sal o azúcar al gusto según vaya a ser una masa salada o dulce (o incluso una pizca de canela en este último caso).
  • 1 huevo batido (opcional)
Instrucciones (ahora viene lo bueno): Echar todos los ingredientes en un tupper bastante grande (que quepan los ingredientes con holgura) Cerrar la tapa, asegurándose de que queda bien hermético (a no ser que quieras poner la cocina perdida) y agitar, agitar como una loca hasta que notes que la masa se ha hecho una bola y sientas como hace "bum-bum" dentro del tupper (de ahí el nombre de masa "boum-boum") Esto no debe llevar más de tres minutos, si te cansas a medio camino puedes pedir a alguien que te releve mientras te vas a la farmacia a por unas vitaminas, que buena falta te hacen.

Abres la tapa del tupper, normalmente habrá algunos restillos pegados, pero no pasa nada, los rebañas con el tenedor, los integras a la masa y la trabajas un poco más. Antes de usarla, la hacer una bola, la envuelves en papel film y la dejas en el frigorífico un mínimo de 30 minutos (si es una hora, mejor que mejor) para que coja consistencia antes de ir a meterle caña con el rodillo.

Y ya está, ¡a partir de ahora no tendréis excusa para comprar la masa ya hecha!!!!

1 comentario:

Menina Criola dijo...

Ahhhhhhhh, acabo de descubrir q tienes un blog de culinaria. GENIAL.
Voy a probar esta receta a ver q tal me sale, la primera vez q intente hacer un quiche me salio mal la masa quebrada

Ya te contaré!!!